Muévete de forma ‘low cost’: cinco consejos



Muévete de forma ‘low cost’: cinco consejos para que tus viajes te salgan tirados de precio

A día de hoy, el acceso a la tecnología, entre otras cosas, nos permite ir configurando nuestro propio viaje ahorrándonos un sinfín de gastos.

Cuando ojeamos los primeros puestos de ‘rankings’ educativos como el de PISA, solemos encontrar entre los consabidos Singapur, Finlandia y otros países orientales un convidado de piedra: Canadá, que destaca no tanto por sus resultados concretos como por su constancia en distintas materias. El ministro de Educación Doug Currie calificó de “trabajo soberbio” al realizado por el sistema educativo de su país a propósito de los resultados de PISA 2015, donde solo fueron superados por Japón, Estonia y Singapur. Tan solo esta última superó a Canadá en lectura.

No es un país que suela aparece en los listados de los países “milagrosos”, a pesar de que, en muchos sentidos –sus alrededor de 36 millones de habitantes se reparten por una gran extensión, su tasa de inmigración per cápita es la más alta en el mundo– tiene aún más mérito. Quizá ello se deba a la dificultad para identificar cuáles son los elementos diferenciales, principalmente por la organización de su sistema educativo, uno de los más descentralizados del mundo y que, por lo tanto, presenta grandes variaciones entre regiones. Como recordaba un reportaje de la ‘BBC’, si fuesen países independientes, Alberta, Columbia Británica y Quebec superarían en ciencia a Hong Kong o Finlandia.

No solo los estudiantes lo hacen bien, sino que es algo independiente de su estatus socioeconómico o de si son nativos o inmigrantes

“Canadá es relativamente un recién llegado a lo alto de los ‘rankings’ internacionales”, explicaba un informe de la OCDE sobre su rendimiento educativo. “Al revés de Japón y Corea, no era un líder claro en las evaluaciones internacionales de los 80 y los 90, y solo fue después de la publicación en 2000 de PISA que se vio convertida en uno de los líderes el grupo”. El veredicto es claro: no solo el país americano obtiene resultados muy altos, sino que la diferencia entre los mejores y peores estudiantes es muy pequeña. En ciencia, por ejemplo, la variación es de apenas un 9%, mientras que en Singapur es del 20. En España se encuentra en el 13%.



Hace una década, ahorrar el máximo dinero posible en un viaje o desplazamiento, ya fuera personal o profesional, era una cuestión de posibilidades económicas: tanto dinero tenías, tal viaje podías permitirte. Ahora, sin embargo, la cosa ha cambiado.

A día de hoy, el acceso a la tecnología, entre otras cosas, nos permite ir configurando nuestro propio viaje ahorrándonos un sinfín de gastos sin que necesariamente ello se deba a nuestras posibilidades económicas. La cuestión es que si la tecnología te permite gastarte menos dinero, recurrirás a ella sin duda.

Y es que, con el paso de los años, los modelos ‘low cost’ han llegado también a la planificación de viajes. Si vas a viajar próximamente, aquí van algunos consejos para que tu dinero siga estando en el mejor lugar posible: tu bolsillo.



1. Compara precios en internet

¿Cuándo fue la última vez que acudiste a una agencia de viajes física para planificar tus vacaciones o un mero desplazamiento laboral? Exacto: seguramente ni lo recuerdas. Y es que, a día de hoy, hasta el más tradicional recurre a internet para este tipo de tareas.

El auge de la gestión digital tiene su razón de ser: la ventana de internet nos permite hacer nuestras propias búsquedas para seleccionar la mejor. Y si no te apetece estar rastreando un sinfín de webs para encontrar el mejor precio, ahora lo tienes más fácil que nunca: puedes recurrir a los comparadores.

Los hay de todos los colores: plataformas como Atrápalo, Expedia o Rastreator, entre muchas otras, te permiten cotejar todos los precios y ofertas disponibles antes de elegir. Esta ayuda te será especialmente útil al reservar un billete de avión o un alojamiento.

2. Billetes de tren rebajados

Con motivo de su 25 aniversario, Renfe está aprovechando este 2017 para lanzar una oferta a la que muy pocos usuarios se están resistiendo: decenas de miles de billetes a 25 euros durante un tiempo limitado.



La oferta se lanza el día 25 de cada mes. Además, Renfe cuenta con varios tipos de descuentos a lo largo de todo el año, como del 40% para los usuarios de entre cuatro y 14 años, familias numerosas o la tarifa mesa para grupos de cuatro, así como opciones extra y servicios añadidos: viajeros recurrentes, jóvenes, mayores, congresos, etc. Recurre también a estas opciones para ahorrar en tus billetes.

3. Carretera: economía colaborativa

Si has decidido viajar por carretera, quizás el coche sea tu mejor opción. En ese caso, si quieres ahorrarte un dinero, puedes recurrir a plataformas como Blablacar o Amovens.

En estas webs podrás buscar a conductores que vayan a realizar el mismo trayecto que tú y en un horario similar. Si viajas con ellos, todos compartiréis gastos y vuestro bolsillo lo notará.



4. Alojamiento: comparadores y economía colaborativa

Es otro de los mayores dolores de cabeza cuando viajas: ¿dónde vas a dormir? Si buscas un hotel, nuevamente plataformas como Atrápalo, Expedia o Rastreator, entre muchas otras, te ayudarán a comparar precios para que selecciones la opción más económica.

Si prefieres optar por un apartamento, puedes recurrir a alternativas como Airbnb. Dependiendo de la comunidad autónoma a la que viajes, podría tener restricciones: podrás encontrar apartamentos solo de propietarios dados de alta para alquilar su vivienda o también incluir a ciudadanos aislados que quieran disponer de ella.

Pero si quieres ahorrar todavía más, siempre puedes compartir el alojamiento con su propio dueño. Este servicio lo encontrarás en Airbnb según la región a la que viajes, pero también puedes optar por otras plataformas, como Couchsurfing, donde el alojamiento podría salirte incluso gratis si también pones tu casa a disposición de otras personas cuando vayan a tu ciudad.

5. Ahorra en el móvil

Cuando viajamos a otras ciudades, lo normal es no conocer la zona e incluso perdernos. Para solucionarlo, a día de hoy contamos con una gran ventaja: el navegador de nuestro móvil y aplicaciones como Google Maps.

Sin embargo, esta ventaja trae consigo una posible desventaja: la tonelada de datos de nuestra tarifa que vamos a consumir si necesitamos organizar cada movimiento o cada ruta. Resultado: lo que hayas ahorrado en otro aspecto igual te lo acabas gastando en tu factura mensual del móvil.

Google Maps te permite disponer de tus mapas sin conexión para no gastar datos de tu tarifa

Si crees que puedes tener este problema, tenemos buenas noticias: Google Maps te permite disponer de sus mapas sin conexión. Basta con que, antes del viaje, prepares los mapas y rutas que necesitas. Una vez hechos, guárdalos en la aplicación y en modo ‘offline’. De este modo, podrás recurrir a ellos en tu lugar de destino sin tener que recurrir a los datos de tu tarifa.

Si quieres configurar los mapas, es más fácil de lo que parece: así puedes hacerlo si tienes un móvil Android y así si tienes un iPhone o un iPad.

Tomado de: Ver más
Autor: El Confidencial